"La vida, como la fotografía, consiste en positivar lo negativo"

Noviembre de 2017

Activar sonido

Marruecos

Mi primer contacto con África

Panoramica-Fes-WEB-2.jpg
La gigantesca medina de Fes.

¡¡ Nos vamos a Marruecos !! 
Tras hablar y buscar una fecha propicia, nos decidimos a cruzar el estrecho y plantarnos en África. Un viaje que tenía muchas ganas de realizar, otro país más, otro continente más...Tenía mucha ilusión por perdernos por las callejuelas de las medinas de Marrakech y Fes, me resultaba muy emocionante. Pisé por primera vez suelo africano. Pero, al final, la casi nula predisposición de los musulmanes a dejarse fotografiar y las restricciones a la hora de ver los edificios, hizo que fuese un viaje algo pobre a nivel fotográfico. 

2017-11-27.jpg

Astigarraga - Santander - Marrakech

Habíamos hablado varias veces de este viaje, ya que, a los dos nos apetecía mucho hacerlo. Yo tenía ganas de pisar África y cuando la

idea fue tomando cuerpo y concretamos la fecha, me volvió a entrar esa ilusión y esas ganas de despegar que me invaden siempre que organizamos un viaje. Tras el seguimiento del precio del vuelo, con el Google Flights, (una gozada de buscador), concretar los lugares de hospedaje y consensuar la ruta a seguir, había llegado el momento de partir. Encontré un vuelo directo con Ryanair a muy buen precio...

( 86€ los dos -ida y vuelta- ) que nos llevaba desde Santander hasta Marrakech en apenas 2 horas y cuarto. Así que, a las 12:30 horas del mediodía, salimos en coche dirección Santander. 

20171127_175229.jpg
La costa cántabra tras despegar de Santander.

  Tardamos algo más de dos horas en llegar desde Donostia al aeropuerto y como el vuelo salía a las 17:40, nos dio tiempo a comer tranquilamente. No facturábamos, así que podíamos andar sin agobios. Ya hemos aprendido a quitarnos el "por si acaso" de encima y volamos con lo imprescindible en una maleta de cabina. De todas formas, en esta compañía aplican la política de que sólo las noventa primeras maletas tienen asegurado el espacio arriba, el resto viaja en la bodega, pero sin gastos de facturación y ese fue nuestro caso. Eso sí, la mochila con el equipo fotográfico viajará siempre pegada a mí.
   El vuelo FR1353 despegó con diez minutos de retraso en uno de los  Boeing 737 que usa esta compañía. El viaje transcurrió sin incidencias y, ya de noche cerrada, a las 19:00 hora local, aterrizábamos en el aeropuerto de Ménara, pegado a la ciudad de Marrakech, a apenas unos cinco kilómetros del mismo centro urbano.

 Marruecos, es un país soberano situado en el Magreb, al noroeste de África y que ocupa parte del Sahara Occidental. Su nombre procede de la antigua capital imperial Marrakech, proveniente de la expresión bereber que significa "Tierra de Dios". Logró su independencia política de Francia y de España el día 2 de marzo de 1956. 


Las ciudades más importantes de Marruecos son:
* Casablanca   : con 3.360.000   habitantes
* Fez              : con   1.112.000   habitantes
* Tánger         : con    950.000   habitantes
* Marrakech   : con    930.000   habitantes
​* Meknes        : con    635.000   habitantes
* Rabat           : con    575.000   habitantes

  El país en su gran mayoría (98,3 %) abraza el islam como religión. El islam llegó a este territorio en el año 682. Coexisten con él algunas minorías como la cristiana (0,6 %) y la judía (1 %). 

- Las cuatro ciudades imperiales de Marruecos:

* Rabat: la capital de Marruecos. Situada a orillas del Atlántico.
* Marrakech:
es la más hermosa y también famosa de las ciudades imperiales, además del lugar más visitado de Marruecos. Fundada en 1062 por los almorávides, fue la capital del imperio islamita durante el siglo XI.
* Fez:
es la más antigua de las cuatro ciudades imperiales, ya que fue fundada en el 789, pocos años después de que los árabes iniciaran su expansión por el norte de África, tras la muerte de Mahoma. 
* Meknes:
la menos célebre de las imperiales, fue capital de Marruecos por un corto período de 55 años, después que el sultán Moulay Ismail la convirtiera en la principal ciudad del reino en 1672.

flag-of-morocco_1.png
coat-of-morocco_1.png
Bandera y escudo de Marruecos.
morocco-map-web_1.jpg
Mapa de Marruecos. Fes al norte y al sur Marrakech.

Después de esta pequeña presentación, seguiré con mi diario...
   ¡¡ Por fin pisaba suelo africano !! ... Rosa ya había estado en África, ya que, hace unos años estuvo en Egipto, pero para mi era la primera incursión.
   Pero todavía quedaba la cansina rutina de los controles, el papeleo y una larga espera de algo más de una hora para salir del aeropuerto. Tras ello, junto a la parada de taxis, nos esperaba pacientemente el hombre que nos trasladaría hasta la plaza Jemaa el-Fna, en la entrada a la medina. Cruzamos unas palabras "chapurreando" entre español e italiano, idioma este último, que él manejaba perfectamente y nosotros entendíamos por similitud al castellano. La noche ya había caído sobre la ciudad y el bullicio inundaba por completo todo el espacio que ocupa la plaza.

   A eso de las 20:30 llegamos al riad Etoile d´Orient, en el mismo corazón de la medina.

  En el número 52 de la calle Derb Moulay Abdelkader se encuentra este maravilloso riad.
   Dicho así parece sencillo de encontrar, ¿verdad?... pues si no te enseñan donde está el callejón para pasar de la calle Derb Dabachi que es la principal, hacia la calle paralela donde está el alojamiento, no acertarías jamás.
   Allí nos recibió Ismael, un joven muy agradable y educado. En el hall que se ve en la fotografía de la izquierda, nos ofreció un té moruno y unas pastas mientras hacíamos el check-in y fotocopiaba los pasaportes. Luego, nos enseñó las instalaciones y, tras dejar las cosas en la habitación, salimos a meternos de lleno en el bullicio y cenar algo en la plaza.
   Dimos una pequeña vuelta de reconocimiento, ubicando los puntos estratégicos y echando un vistazo general. Al final, nos decantamos por un restaurante en la terraza de un edificio frente al Café de Francia. El lugar se llama Rte. Grillade Montassir. Pedimos una ensalada marroquina y un tajín de pollo al limón. 

  Pagamos en euros, ya que no habíamos tenido tiempo para cambiar en dirhams. De todas formas, en el restaurante no nos pusieron ningún inconveniente. Allí nos encontramos con la primera pega... ¡¡ no había cerveza para cenar !! A mí, que soy abstemio, no me supuso nada, pero reconozco que, a la persona que le gusta tomarse una cervecita en sus ratos de ocio, el sentarse relajadamente y no poder consumir, porque ellos no beben, me parece muy arcaico...
  Así qué, cenamos con agua y, tras ello, dimos un pequeño paseo antes de retirarnos a descansar. Nos habíamos levantado temprano, muy temprano y ambos habíamos trabajado hasta mediodía, es por eso que, el cansancio hacía mella... Tranquilamente, volvimos hacia el riad, buscando el merecido y anhelado descanso.

4170_001.jpg
El hall del riad Etoile d´Orient en Marrakech.
tajin_1.jpg
La tarjeta del riad Etoile d´Orient.
RIAD.jpg
El tajín de pollo y la ensalada de la primera cena en Marrakech.
DSC_9520.jpg
Vista de la plaza Jemaa el-Fna desde la terraza del restaurante Grillade Montessir.

  Si quieres leer algo más sobre Marrakech, te dejo el enlace a la Wikipedia.

2017-11-28.jpg

Marrakech

 Nos levantamos a las 08:00 con las pilas cargadas y con muchas ganas de callejear. Subimos a desayunar a la terraza del riad. La mañana era fresca pero muy sana, no hacía frío. El sol se levantaba ya por el horizonte y desde la azotea se empezaba a ver el ajetreo en las calles de la medina que, poco a poco, se ponía en movimiento. 

  Ismael, muy atento con sus huéspedes, nos enseñó el acogedor espacio que teníamos a nuestra disposición. Yogures, cereales, gran variedad de frutas como dátiles, plátanos, granadas, manzanas, melón..., mantequilla, mermelada y miel, bollos, fiambres variados, café, leche y té, componían un exquisito y abundante buffet libre. Tras sentarnos a la mesa nos trajo un zumo de naranja recién exprimido y nos preguntó si queríamos una tortilla. Yo, como de costumbre, prefiero desayunar con un cuenco con yogur, cereales y fruta. En esta ocasión le añadí unos dátiles... (soy muy goloso), pero sabía que, luego "pateando", lo iba a quemar todo. Una tostada con mantequilla y un par de cafés cortados completaron el avituallamiento. 
   Subieron a la terraza dos mujeres y se sentaron junto a nosotros. Hablaban castellano y cambiamos impresiones. Nos comentaron que les habían despertado los rezos del almuecín a las cinco y media de la madrugada. Nosotros, quizá por el cansancio que traíamos o tal vez por la ubicación de la habitación dentro del riad, el caso es que no habíamos oído nada... 

   Tras el copioso desayuno y la tertulia, bajamos a lavarnos los dientes, coger las máquinas y... ¡¡ A la calle !!

marrakech-0001_1.jpg
El mapa turístico que nos dieron en el riad, para movernos por la ciudad.
w-20171128_104125.jpg
La plaza Jemaa el-Fna a primera hora de la mañana lucía aún casi vacía; pronto comenzaría el bullicio.

  Las callejuelas de la medina estaban aún casi vacías. La vieja ciudad despertaba lentamente del letargo de la noche. En la plaza apenas había movimiento pero, en menos de una hora, como atraídas por una gran fuerza

magnética, cientos de personas se irían concentrando en ese espacio, centro neurálgico de la vida de la medina y por ente, de la vida de Marrakech. Lo primero fuimos al banco a cambiar dinero. En muchos sitios te admitían euros, pero era más limpio, a la hora de coger el cambio y demás, hacer las compras en dirhams. 

 La moneda oficial de Marruecos es el dirham (MAD). En el  Banco Credit Agricol, sito en la Rue Moulay Ismail, una de las salidas de la Plaza Jemaa el-Fna, junto a la oficina de Correos, esa mañana del día 28 de noviembre, nos cambiaron:

                                 1 € x 10,8 dirhams

monedas.jpg
Las monedas legales de Marruecos.
billetes-1.jpg
billetes-2.jpg
Los billetes de curso legal de Marruecos.

  Tras llenar nuestras "arcas" de moneda del país nos dirigimos, atravesando nuevamente la plaza, a las calles que componen el viejo zoco de la medina. En una de las primeras tiendas vi la equipación de la selección marroquí de fútbol y, como en cada país extranjero al que viajo, la compré para mi hijo Iosu.
   Era el primer contacto con las compras. Nos habían dicho que había que regatear bastante, que según en qué cosas podíamos bajar el precio hasta un tercio de lo que en principio pedían... Ahí estaba yo, con lo torpe que soy para esas cosas.
Un crío de apenas quince años, me enseñó tres conjuntos, rojo, verde y blanco. 
​    
- ¿ Cual es el oficial de la selección ? -le pregunté.
   
- Verde -me dijo el crío. ( Después, he mirado en Internet y es verde con las medias rojas ).
   
- Pues me llevo la verde. ¿ Cuanto me pides ?
   
- 400 dirhams.
    - No, amigo, es muy caro.
    - ¿ Cuanto das ?
    - Te doy 150 dirhams.
    - ¡ Nooooo, sir ! ... 400 dirhams. Es precio oficial... -me decía, enseñándome el escudo de Adidas.
   
- No, pues nada -le dije, dándome media vuelta.
   
- 350 dirhams y tuyo.
    - No... 150, no más.
    - 300 dirhams, sir.
    - No, te doy 200, más no.
    - Dejamos en 250.
    - No, no... 200 dirhams, no más.
    - Está bien... 200 dirhams.
    - OK, 200.

DSC_6134.jpg
DSC_6133.jpg
Muy pocos perros por las calles, pero... infinidad de gatos !!

  Bueno, no había ido mal... la primera compra y un regateo bastante decente. Qué igual se puede pagar menos, pues quizás sí, pero algo menos de 20 € por un conjunto de camiseta y pantalón, cuando aquí te piden 80 €, sólo por la camiseta de cualquier equipo, me parecía buena compra. Será imitación, seguramente sí, pero para que el crío corra en los entrenamientos es más que suficiente.

Chilabas y gorritos, típica imagen en la calle.
DSC_9560.jpg
DSC_9623.jpg
DSC_9558.jpg
DSC_9647.jpg
El color inundaba los callejones del zoco, pero la gente era reacia a dejarse fotografiar.

 

  El zoco es un inmenso mercado a pie de calle. Los callejones más estrechos se cierran de lado a lado con telas, cubiertas de mimbre o cañizos, protegiendo la ropa y los artículos de venta de la meteorología, tanto del sol, como de la lluvia. Por el contrario, en las calles más anchas la vida parece expandirse y se llena de puestos ambulantes de comida, mujeres tatuando con henna o niños vendiendo tabaco...

   Así, recorriendo plácidamente las callejuelas del zoco, llegamos hasta la medersa ó madrasa.

Una de las calles de la medina, en los extra radios del zoco.
DSC_9619.jpg

  La Madrasa de Ben Youssef es un edificio anejo a la mezquita del mismo nombre. Alberga algunos de los más bellos ejemplos de arte y arquitectura de Marruecos. La madrasa, donde más de 800 estudiantes memorizaban el Corán, fue fundada por el sultán Abou al Hasan en el siglo XIV. Sin embargo, fue totalmente reconstruida por los saadíes, quienes dejaron una mayor muestra de arte y arquitectura en la misma. En el centro de la madrasa se dispone un gran patio de abluciones con una alberca central.
La palabra ablución viene del latín y significa "lavado". Es una purificación ritual de algunas partes del cuerpo antes de algunos actos religiosos.
El agua es un símbolo de purificación en muchas de las principales religiones:

  • En el judaísmo, Mikvé es la ubicación requerida para un baño ritual de pureza.

  • En el cristianismo, el agua se utiliza para el bautismo (bautismo deriva del griego baptizo, lavar, sumergir).​ 

  • En el hinduismo, el agua tiene poderes de purificación.

  • En el islam, el agua se utiliza para purificar al creyente durante abluciones anteriores a la oración, o Salat.

Las abluciones y la noción de pureza ritual son parte importante del islam.

DSC_9592.jpg
DSC_9591.jpg
DSC_9588.jpg
La exquisita arquitectura árabe, con sus preciosos arcos de herradura, sus patios y engalanados adornos, testigos de una época de esplendor pasada.

  Los edificios están hechos de madera de cedro con estuco y azulejos de colores. La sala de rezos posee una de las decoraciones más exuberantes del conjunto, usando piñas y palmeras para la decoración del mihrab que es como se designa al nicho u hornacina, que en las mezquitas indica el lugar hacia donde hay que mirar cuando se reza. Consta de un pequeño espacio interno precedido por un arco que, normalmente, es de herradura. En toda la madrasa hay numerosas inscripciones de las cuales la más común es la basmala.  La basmala es una fórmula ritual islámica con la que se inician las suras o capítulos del Corán y que los musulmanes utilizan también para iniciar distintos tipos de documentos o acciones, así como motivo ornamental.

basmala-1.png
DSC_6138.jpg
Los adornos que embellecen las paredes son versos del Corán.
Ejemplo de una basmala.
DSC_6142.jpg
DSC_6140.jpg
DSC_9602.jpg
DSC_9603.jpg
DSC_9612.jpg
Tallas en madera de cedro y adornos en los capiteles de las columnas. 

  Dejamos atrás la madrasa y nos dirigíamos al museo de la fotografía de Marrakech, sito al lado de la Mezquita Ben Youssef, cuando un hombre nos sacó de nuestro camino y nos dirigió a la zona de los curtidores. 
- Solo hoy, amigo, mercado bereber... Museo abierto todos los días...

   Sin saber como, nos vimos guiados por un tipo hacia la zona de las tanneries o barrio de los curtidores. Antes de entrar nos ofrecieron un ramillete de menta, del que enseguida entendimos su significado. El olor allí dentro era bastante desagradable y me imagino que el trabajo, por lo que pude ver, no es de lo más agradecido...

DSC_9621.jpg
DSC_6149.jpg
Las pilas con cal y colorantes para limpiar y teñir las pieles de vaca, cordero y camello.

  Mi compañera no pudo aguantar el olor penetrante y putrefacto de la carne en descomposición que se descuelga de las pieles en el proceso de limpieza de estas y se marchó a las primeras de cambio. Yo, ya que estaba allí dentro, aproveché para intentar hacer fotos, pero en cuanto algún operario me veía apuntar con mi cámara, ponía el grito en el cielo y reprochaba mi actitud. Estas dos fotos son robadas, sin saber ellos que disparaba. Una verdadera pena...

   Haciendo gala de mi "gatuna" curiosidad, aguanté estoicamente la explicación de aquel tipo sobre el proceso que se sigue para el tratamiento de la piel.

  Es una laboriosa tarea; primero se meten las pieles en cal viva durante dos semanas, para que se desprendan los pelos y los restos orgánicos que quedan adheridos a ellas. Utilizan unos grandes huecos que hacen en el suelo en forma rectangular. Transcurridas estas dos primeras semanas, meten en cada "bañera" excremento de paloma y orín de vaca para, curiosamente, eliminar los olores que aún conserven las pieles. Después, en otra zona, las sumergen con distintos productos para teñirlas. Según me dijo, sólo usan productos naturales... Henna para el marrón, flor de amapola para el rojo, menta para el verde, azafrán para el amarillo, índigo para el azul, antimonio para el negro... Esto me imagino que sería en la antigüedad, porque, por ejemplo, viendo el actual precio del azafrán, una cazadora amarilla valdría más que un riñón de contrabando... pero bueno eso es lo que el tipo aquel me dijo.
   El último paso en todo el proceso es dejarlas secar al sol y una vez secas, ya están listas para su venta. Como podéis imaginar, en los alrededores hay infinidad de tiendas que trabajan estas pieles recién tratadas y en un segundo cinturón están las tiendas para vender el producto terminado.
   Un curioso proceso para que nos lleguen a nosotros los bolsos, cazadoras, carteras y cinturones...

   
   Salimos del barrio de los curtidores a la hora en que salían los niños y niñas de la escuela. El ajetreo en la calle era excitante. Los críos, como críos que son en todas las partes del mundo, se acercaban a curiosear y, en modo de juego, nos ofrecían sonrisas y bromas. ¡Qué pena que esa inocencia y esa naturalidad desaparezcan con el paso de los años!

DSC_9632.jpg
DSC_9627.jpg
A medio día, la medina era un hervidero de gente, niños que volvían de la escuela y madres comprando.

  Volvimos a adentrarnos en el zoco, en dirección a la plaza Jemaa el-Fna, con intención de comer en algún "chiringuito". La imagen de las carnicerías, sin refrigeradores ni cosa parecida, no era muy seductora a la hora de elegir carne para comer, pero bueno, tampoco hacía un calor excesivo. Otra cosa será en pleno verano...

DSC_9635.jpg
DSC_9630.jpg
DSC_9648.jpg
Los puestos de carne abiertos al público sin cámaras refrigeradoras ni nada...
Uy !! como vayan los de sanidad.
DSC_9636.jpg

  Ni tan siquiera a diez metros de distancia te perdían de vista en su afán de no dejarse fotografiar. Como se ve en la imagen de la izquierda, el hombre se queja porque estoy fotografiando la escena del descanso para el té moruno. 

   Las fotografías no es que sean de lo más técnicas que yo haya hecho, pero visto lo visto, no se puede pedir mucho más. Rostros curtidos por el sol y los años, mujeres envueltas en sus burkas, enseñando unos ojos de un negro infinito, madres con sus niños, chilabas de todos los tipos y colores . . . un verdadero paraíso que no podía disfrutar.
   Es el país que he pisado, donde menos permisivos son a la hora de posar para la cámara. Es así y hay que aceptarlo pero, después de pasar por India, Nepal e incluso China, donde todos posaban con una gran sonrisa, me vine de Marruecos un poco frustrado con el tema de la fotografía.

Los musulmanes demuestran una gran "fobia" a las fotografías.
DSC_6156.jpg
DSC_6154.jpg
La hora de los rezos paraliza casi por completo la actividad en la medina.

  Se hizo mediodía y los cánticos del almuecín llamaban al rezo. Los fieles, descalzos y de rodillas en dirección a la Meca, hacían el gesto llamado salah ó salat que es una reverencia dando gracias a Alá.
   Mientras tanto, para los gatitos era la hora del almuerzo y buscaron a su madre para reponer fuerzas antes de seguir haciendo de las suyas entre los bolsos de cuero y los cuencos de cerámica... Nosotros seguimos nuestro camino hacia la plaza recorriendo el zoco

DSC_9646.jpg

de norte a sur, empapándonos de los olores que salían de los puestos de comida y de las cafeterías adyacentes. Encontré una máscara africana y la compré para la colección de mi hermana mayor. De cada país exótico, donde aún encontramos máscaras de este tipo, le traigo una para su colección. Creo que pude haber regateado más, pero... 

  Poco a poco el apetito se iba despertando; era hora de comer.

DSC_9582.jpg
DSC_9568.jpg
DSC_9760.jpg
DSC_9647.jpg
DSC_9565.jpg
DSC_9561.jpg
Los bazares de la medina llenaban cada rincón de infinidad de colores.
DSC_9644.jpg
w-20171128_224046.jpg
w-20171128_143812.jpg

  Vimos un puesto donde vendían pescadito frito. La verdad es que tenía muy buena pinta, pero lo pasamos de largo sin saber todavía dónde pararíamos a comer. Después, ya era tarde para volver atrás y, ese día, nos quedamos con las ganas de probar el pescado. Al final, llegamos a la plaza y nos decantamos por subir a la terraza del Café de Francia. El día avanzaba inexorable y en Jemaa el-Fna se había instalado ya el "hormiguero" de todos los días. Miles de personas de un lado a otro, cientos de actuaciones, puestos de todo tipo... Eso es Marrakech.

w-20171128_151923.jpg
La plaza Jemaa el-Fna con todos sus puestos.
w-20171128_154415.jpg
El tajín de cordero con almendras y uvas del Café de Francia.

 En el Café de Francia nos atendió un señor muy amable. Hablaba, además del árabe, francés y chapurreaba el italiano y algo de castellano. Nos entregó la carta y, como no había cerveza, pedimos agua para beber. Rosa echaba en falta su cervecita...

  Pedimos un tajín de pollo con uvas y almendras y una ensalada. Después tomamos un café mientras contemplábamos el bullicio que se movía abajo...  era, cuanto menos, entretenido. Yo, calcé mi tele (80/400) y me puse a disparar, como si de un "franco-tirador" se tratase.

DSC_9727.jpg
DSC_9678.jpg
DSC_9693.jpg
Desde la terraza del Café de Francia tenía una inmejorable posición para fotografiar con el tele-objetivo.

  Tras la comida decidimos ir hacia la Mellah, que es el barrio judío. Esta situado al sureste de la medina. Atravesamos la plaza y nos dirigimos por la Rue Moulay Ismail hacia la Kasbah. Las calles adyacentes, con mucho tráfico por cierto, eran sucias y se notaba la polución provocada por los coches. 

DSC_9731.jpg
DSC_9730.jpg
DSC_6173.jpg
DSC_6174.jpg
DSC_6180.jpg
Rincones con encanto y puestos por doquier a lo largo y ancho de la Kasbah.

  Según entrábamos al barrio judío, se nos acercó un chico y nos dijo que podíamos atajar entrando por un callejón que él nos iba a indicar. Nos sonó  a encerrona, aunque yo todavía dudaba si hacerle caso o no, hasta que el tipo dijo...
- Por aquí al mercado de especias, sólo hoy está abierto...
​¡¡ Entonces ya nos dimos cuenta de lo que quería !! menudos liantes...

Todavía insistió un par de veces, pero nosotros seguimos por nuestro camino y acabó por cansarse.

Las cigüeñas en su nido.
DSC_9735.jpg
20171128-192110_1.jpg
La merecida "birra".

  Las cigüeñas anidaban ya en lo alto de los muros de la Kasbah. Nosotros seguimos callejeando hasta que decidimos volver hacia la zona de la plaza. Poco a poco el sol iba cayendo hacia el horizonte. Preguntamos en un par de sitios donde se podía tomar una cerveza... Todo el mundo nos decía que había que salir al Guéliz para tomar alcohol. El Guéliz (ellos pronunciaban Guiris), es la zona nueva de Marrakech, construida por los franceses durante su ocupación. Parecía que, sin salir de la medina, iba a ser imposible tomarse una, pero al final un hombre en un puesto de comida nos dijo...
- ¿ Beer ? In Tazi Hotel. 
   Y allá que nos fuimos. El Hotel Tazi está situado en la calle Ave Bab Idid, dentro de la medina, justo al final de la calle donde, por la mañana, habíamos cambiado el dinero.


   ¡ Que ratito de relax ! Sí, sobre todo para Rosa, tomándose su Heineken tranquilamente sentada en las butacas del hall del hotel...

DSC_9754.jpg
La hora azul en la plaza Jemaa el-Fna, corazón de la vida social de Marrakech.
DSC_9756.jpg
La Mezquita Koutoubía preside la entrada a la plaza.

  Tras ese ratito y un poco de conversación, intercambiando impresiones y planeando la jornada siguiente, decidimos volver a la medina, para disfrutar del ambiente nocturno en la plaza y sus alrededores. 
   Poco a poco, la hora azul, preludio de la noche, le iba ganando la batalla al viejo día que languidecía lentamente. Con la referencia visual de la Mezquita Koutoubía, una réplica casi calcada de la Giralda de Sevilla, entramos a la plaza Jemaa el-Fna entre una multitud que iba conquistando el espacio, mientras el bullicio y el griterío iban in crescendo. 
   Cansados de "patear" durante todo el día, dimos una vuelta por la plaza viendo como se iba llenando de gente... las cocinas de los puestos de comida humeaban, la pitonisa ofrecía leerte el futuro, Mohamed se empeñaba en hablarles a sus cobras amaestradas, acróbatas, músicos, pintores, cuenta-cuentos, vendedores de afrodisíacos, puestos de ropa ambulantes, cerámica, tallas en madera, figuras de piel de camello, todo cabía en la plaza... Ahora me explico de donde sacaron la idea para la escena del camarote de los hermanos Marx. 

  Habíamos comido tarde y no teníamos mucha hambre, así que, compramos un poco de fruta y unos yogures y, acompañados por las inevitables letanías del almuecín, nos fuimos paseando hacia el riad. Comimos algo y descargué las fotos de los dos primeros días. Preparamos todo para la mañana siguiente... Era hora de descansar.

2017-11-29.jpg

Marrakech

  A las 05:30 horas el almuecín, esta vez sí, nos despertó con sus rezos... ¡Qué pesado! Estuvo un buen rato, "dale que te pego"... y por fin, no sé si por aburrimiento o porque terminó de rezar, el caso es que volvimos a coger el sueño hasta las 08:00 de la mañana. Amaneció algo más nublado, pero sin lluvia. La temperatura era buenísima, unos 16º, igual que la 

DSC_9556.jpg
Como cada mañana en la plaza empezaba el movimiento de personas y taxis.

víspera. Subimos a desayunar a la terraza, no hacía frío. Ismael nos atendió nuevamente de maravilla. Resultó que las dos mujeres que nos saludaron el día anterior eran hermanas. Una vivía en Asturias y la otra creo que dijo en Palencia. Se volvían a quejar de los rezos a esas horas de la madrugada y no les faltaba razón.
   Tras el desayuno, bajamos a lavarnos los dientes y coger cámaras para salir a callejear. El plan para esta mañana era ver las tumbas judías y los Jardines Majorelle, estos últimos en la zona nueva de la ciudad.   Como la tarde anterior, salimos de la plaza por la Rue Moulay Ismail en dirección a la Kasbah. En esta ocasión entramos por la Bab Agnaou, que es una de las puertas principales del barrio judío. Callejeamos por la
Kasbah, entre puestos de todo tipo, locales de artesanos y niños que iban al colegio. 

DSC_9815.jpg
DSC_6196.jpg
DSC_6220.jpg
DSC_6193.jpg
Puestos de especias, frutos secos y todo lo que pudieses imaginar y... Gatos por todos los lugares !! 

  Llegamos hasta la puerta de la Mezquita de La Kasbah, pero claro, no podíamos entrar. Vimos los jardines que la rodean y nos dirigimos sin demora a las Tumbas Saadíes. Datan de finales del siglo XVI. Allí se pueden ver más de 100 tumbas decoradas con mosaicos. En ellas están enterrados los cuerpos de los sirvientes y guerreros de la dinastía saadí, que en su día gobernaron Marrakech. Fueron abiertas al público en 1917, año en que fueron descubiertas. El edificio más importante de las Tumbas Saadíes es el mausoleo principal. En él está enterrado el sultán Ahmad al-Mansur y su familia. El mausoleo consta de 3 habitaciones, siendo la más conocida la de las doce columnas, en la que están enterrados sus hijos.

DSC_9766.jpg
La Mezquita de la Kasbah
DSC_9786.jpg
Las tumbas saadíes se encuentran situadas en una pequeña zona ajardinada.
JARDINES MAIJORET.jpg
El ticket de entrada a los jardines.

  La visita nos llevó algo más de media hora, tras lo cual salimos en dirección a la Kasbah. Pasear por el interior del barrio judío es como entrar en un micro-mundo dentro de la medina. Tras salir del "laberinto" de la Kasbah, nos dirigimos a una parada de taxis para coger uno y acercarnos hasta lo Jardines Majorelle, situados al noroeste de la medina.

 

  Fueron creados en 1924 por Jacques Majorelle, pintor francés que se asentó en Marrakech en 1919. En un principio sirvieron al pintor como fuente de inspiración, pero en 1947 se abrieron al público. Desde 1980, los Jardines de Majorelle son propiedad de Yves Saint Laurent. Es un espacio bastante grande con multitud de cactus, palmeras, bambú, plantas de jardín y plantas acuáticas.

DSC_9777.jpg
DSC_9781.jpg
DSC_9770.jpg
Algunos de los edificios que componen las tumbas saadíes y, a la derechas, la sala de las doce columnas.
DSC_9800.jpg
DSC_9810.jpg
El interior de la Kasbah es como un micro-mundo dentro de la medina de Marrakech, allí nos encontramos con curiosos personajes.

 Tras salir del "laberinto" de la Kasbah, nos dirigimos a una parada de taxis para coger uno y acercarnos hasta lo Jardines Majorelle, situados al noroeste de la medina. Fueron creados en 1924 por Jacques Majorelle, pintor francés que se asentó en Marrakech en 1919. En un principio sirvieron al pintor como fuente de inspiración, pero en 1947 se abrieron al público. Desde 1980, los Jardines de Majorelle son propiedad de Yves Saint Laurent. Es un espacio bastante grande con multitud de cactus, palmeras, bambú, plantas de jardín y plantas acuáticas.

DSC_6203.jpg
DSC_6212.jpg
DSC_6214.jpg
DSC_6205.jpg
DSC_6206.jpg
DSC_6207.jpg
DSC_6210.jpg
DSC_6209.jpg
jardines-majorelle_1.jpg
El ticket de entrada a los jardines Majorelle.
DSC_9832.jpg

El pintor tardó cerca de cuarenta años en formar ese espacio. Tras su época de apogeo con Majorelle, el jardín, por problemas económicos del pintor, entró en una imparable decadencia. En 1966 Yves Saint Laurent y Pierre Bergé se encontraron con este espacio en su primera visita a Marrakech, pero, no fue hasta 1980 cuando lo compraron. El estudio del pintor se transforma en un museo beréber abierto al público, en el que se exhiben las colecciones personales de Yves Saint Laurent y Pierre Bergé. 

  El lugar se convirtió en la fuente de inspiración del modisto hasta la fecha de su muerte el uno de junio de 2008. Sus cenizas fueron esparcidas en el jardín de las rosas. Actualmente, un monumento que consiste en una columna romana procedente de Tánger colocada en un pedestal, recuerda el paso del artista por este espacio.    En las guías de turismo colocan este lugar como uno de los más visitados de Marrakech, pero, personalmente, creo que es más el valor sentimental que pueda tener, para los amantes del mundo de la moda o de este modisto en concreto, que la carga artística o turística que pueda arrastrar...

DSC_9846.jpg

  ...volvimos a la medina en otro taxi, que nos dejó frente a la Mezquita de la Koutoubia, la réplica de la Giralda de Sevilla. Allí, en una cafetería adyacente, tomamos un café sentados al sol en la terraza del exterior. 
   Posteriormente, volvimos a entrar en la medina para dar una vuelta por el zoco y buscar el puesto del pescadito frito que habíamos visto la víspera. 
   Si os digo que, es más fácil sentarse en el pajar y clavarse la aguja, que encontrar un puesto ambulante en el zoco de Marrakech, pues igual no me creéis, pero os aseguro que es así. Dimos unas cuantas vueltas, calle arriba y calle abajo, pero nada. Cuando pensábamos que hoy tampoco íbamos a comer el dichoso "pescaíto", en un cruce, junto a una puerta que resultó ser una mezquita, nos dimos de bruces con un carro . Un judío, ayudado por un chaval, que sería su hijo seguramente, preparaba unos montaditos de un pescado parecido a la anchoa, rebozados en una harina que parecía de maíz. Tenía mucha clientela que, por cierto, se quedó bastante sorprendida de ver a dos guiris comiendo allí, junto a ellos. Si vas por Marrakech no te vengas sin probar la comida callejera, de verdad que vale la pena.

La Mezquita de la Koutoubia.
DSC_9852.jpg
DSC_9850.jpg

Comimos unos "pintxos" viendo ir y venir a la gente. Era un punto de paso entre dos calles del zoco y el personal paraba un momento para tomar un bocado rápido. Más de uno... y más de dos, no hubiesen comido allí nunca, pero, doy fe de que el pescado estaba delicioso. Por 30 dirhams (2,70 €) comimos dos personas y nos quedamos bien.

El puesto de pescado que regentaba el judío.

  Luego continuamos nuestro periplo por el zoco viendo los puestos de artesanos en su trabajo cotidiano... orfebres, tejedores, ebanistas... pocos se dejaban fotografiar, pero alguno que otro te daba permiso y había que aprovecharlo.

DSC_9858.jpg
dsc-9653_2.jpg
DSC_9861.jpg
Artesanos del zoco de Marrakech en plena tarea.
DSC_9873.jpg
DSC_9872.jpg

  La tarde se echaba encima. Tras unas fotos por el zoco fuimos al Hotel Tazi a por la ya habitual cervecita para mitigar la sed. Ese rato de relax nos dejó bastante tirados, ya qué, después de andar para arriba y para abajo, el parón en las cómodas butacas de la cafetería del Tazi hizo que las piernas se enfriasen y acabásemos casi con un estado similar a unas pesadas agujetas...

   Al cabo de un buen rato, a paso lento, nos dirigimos al riad. De camino compramos unos plátanos, galletas  y unos yogures para desayunar algo a la mañana siguiente, ya que debíamos andar temprano. Casi por compromiso habíamos encargado la cena allí, pero nos vino bien, porque yo había pasado toda la tarde con un poco de dolor de cabeza y mi compañera estaba cansada. El día había sido nublado pero caluroso y ese bochorno, a la larga, fatigaba bastante.


   Cenamos tranquilamente y tras dejar todo recogido y pagado nos fuimos a descansar. Al día siguiente tocaba traslado a Fez. Había que madrugar...

Miles de jarrones, platos y cuencos de todas las formas y colores.

Marrakech - Fes

  Nos levantamos a las 06:50 de la mañana, tras oír la lluvia toda la noche, los rezos del almuecín al amanecer y los pajaritos a la llegada del alba. Hoy nos trasladábamos a Fez. El tren tenía el horario de salida a las 08:20 horas, así que desayunamos los yogures y la fruta de la víspera y a las 07:30 de la mañana salimos del riad tras despedirnos de 

Ismael. Este, amablemente se ofreció a acompañarnos hasta la plaza Jemaa el-Fna, pero le disuadimos ante el chaparrón que estaba cayendo. En la plaza nos esperaba un taxi que nos acercó hasta la estación del tren. Llovía como si se hubiese roto el cielo.

2017-11-30.jpg
x-BILLETE TREN.jpg
El billete del tren Marrakech-Fes.

  La estación es pequeña, con dos zonas de despacho de billetes, a mano derecha e izquierda de la salida a los andenes. Sacamos dos billetes en primera clase, por los que pagamos 622 dirhams cada uno (28,80 €) y nos pusimos en la cola. Enseguida, en los paneles de información anunciaron 15 minutos de retraso y al final salió 25 minutos más tarde de su hora. Seguía lloviendo, las previsiones meteorológicas que habíamos visto, acertaban de lleno. Según eso, se suponía que en Fez tendríamos buen tiempo, por lo menos sin lluvia.

  No sé si por la lluvia o por qué, pero las puertas de acceso a los andenes estaban cerradas. Las abrieron unos diez minutos antes de la salida. Subimos al tren y al llegar a nuestro compartimento, nos encontramos a tres chavalas jóvenes que ocupaban nuestros asientos junto a la ventana. Sin rechistar se levantaron y ocuparon los suyos, colocándonos nosotros en los que nos correspondían.

20171130_102428.jpg
20171130_112427.jpg
La lluvia acompañó al convoy durante gran parte del viaje.

  Salimos de Marrakech dirección noroeste. Llovía a cántaros. El agua corría por los campos, dibujando en el terreno arterias llenas de vida. La tierra, reseca y sedienta, no era capaz de absorber tanta cantidad de agua y esta, ante cualquier impedimento, saltaba a borbotones dejando claro que no habría impedimento que la detuviese en su camino. Teníamos que salvar una distancia de 550 kms. Para ello, según constaba, tardaríamos ocho horas, puesto que, la hora de llegada era las 16:30.

DSC_6937-2.jpg

  Así qué, habría tiempo para todo, escribir, dormir, revisar las fotos, hablar... al fin y al cabo, eran sólo ocho horas... y después de haber pasado más de diecisiete horas en el tren de India, esto era... "Coser y cantar".
   El primer tramo lo pasamos hablando y a ratos, cuando mi compañera daba una cabezadita, me dedicaba a escribir el diario de viaje. Luego hice algunas fotos con el teléfono, pero, al darme cuenta de que mi compañera llevaba la cámara a mano, guardada en la mochila, se la pedí y me puse a fotografiar el paisaje, intentando captar los cambios según viajábamos hacia el noroeste, en dirección a Casablanca, en la costa del Océano Atlántico. Las fotografías no son muy buenas por las condiciones en las que se hicieron, pero sirven para poder apreciar esos cambios en el terreno.

  Tierras áridas de pastoreo, con mahadas de cañizo y plástico para cobijarse...

DSC_6953.jpg
DSC_6955.jpg

  Zonas más ricas según nos acercábamos al mar...

DSC_6943.jpg
DSC_6949.jpg

  La costa, con toda la riqueza que aporta...

DSC_6944.jpg
DSC_6961.jpg
DSC_6948.jpg
DSC_6959.jpg

  A medio camino dejamos atrás la capital, Rabat. Allí se apearon las tres chicas que en un principio ocupaban nuestros asientos. Subieron un hombre y dos mujeres. Él era muy serio, callado. Se sentó a mi lado y se colocó unos auriculares. Sacó un crucigrama, en árabe, claro está y se puso a rellenarlo... Me parecía muy complicado.  Una de las mujeres, la joven, sacó un portátil y se puso a estudiar o trabajar... Estos dos nos acompañaron hasta Meknes. La otra mujer se acomodó junto a Rosa y se durmió. Con ella viajaríamos hasta el final, es decir, hasta Fes.

DSC_6970.jpg
DSC_6969.jpg
La entrada a la estación de Rabat.

  A medio camino dejamos atrás la capital, Rabat. Allí se apearon las tres chicas que en un principio ocupaban nuestros asientos. Subieron un hombre y dos mujeres. Él era muy serio, callado. Se sentó a mi lado y se colocó unos auriculares. Sacó un crucigrama, en árabe, claro está y se puso a rellenarlo... Me parecía muy complicado.  Una de las mujeres, la joven, sacó un portátil y se puso a estudiar o trabajar... Estos dos nos acompañaron hasta Meknes. La otra mujer se acomodó junto a Rosa y se durmió. Con ella viajaríamos hasta el final, es decir, hasta Fes.

  Tras dejar atrás la zona urbanizada, el convoy giró hacia el este en dirección a Meknes. De nuevo el terreno se tornó árido, aunque en ocasiones se podía ver agua en ríos y algún estanque...

DSC_6993.jpg
DSC_6981.jpg
DSC_6974.jpg
DSC_6980.jpg

​  El cielo se volvió a nublar y amenazaba lluvia, pero aguantó sin precipitar...

DSC_7015.jpg
DSC_6983.jpg

  Después, volvió a abrirse  y la tarde quedó bastante despejada...

DSC_6997.jpg
DSC_6987.jpg

  Llegamos a Meknes, la cuarta ciudad imperial de Marruecos... aunque, lo que se pudo ver desde el tren, daba a entender que sus tiempos gloriosos quedaron atrás.

DSC_7017.jpg
DSC_7016.jpg

  Desde Meknes, el tren se dirigió a su destino final, Fes, en el interior del país. La tierra, aunque con bastantes regadíos diseminados entre pequeñas aldeas, se volvía de nuevo árida... La noche empezaba a asomarse.

DSC_7043.jpg
DSC_7059.jpg
DSC_7035.jpg

  La luz se apagaba, pero aún me dejó hacer unas cuantas fotografías antes de que la noche nos envolviera por completo...

DSC_7055.jpg
DSC_7001-2.jpg
DSC_7049.jpg
DSC_7028.jpg

  Todavía quedaban casi dos horas de trayecto, porque el tren había acumulado más de una hora de retraso. Decidimos ver una película en el portátil, la elegida fue Seven. Yo ya la había visto, pero a Rosa no le sonaba, así que la pusimos, nos colocamos los cascos y pasamos el último tramo del viaje entretenidos con Morgan Freeman y Brad Pit.

   Llegamos a Fes sobre las 18:00 horas. Ya era noche cerrada. En la puerta principal de la estación nos abordó un tipo ofreciéndonos taxi, bueno mejor dicho petit-taxi, que son los que se usan para trayectos urbanos. Había una larga fila, pero no se respetaba. Allí, el más avispado es el primero que trabaja. Acordamos el precio, 30 dirhams para llevarnos a la Bab Boujloud ó Blue Gate, como también se le conoce.

   Apenas tardamos diez minutos en llegar a la puerta de la medina. Saqué mi plano y entramos por la preciosa "Puerta Azul". Debíamos coger la calle de la derecha, pero nada más entrar, tras pasar una pequeña plaza, se podían ver tres calles.
¡¡ Joder, en el plano sólo figuraban dos !!
  Nada más vernos con el plano en la mano se nos acercó un tipo ofreciéndonos hotel. Tras la negativa, otro chaval se ofreció para acompañarnos. De noche, medio aturdidos, cansados... Accedimos como dos novatos. La calle se adentraba en un mar de callejones cada vez más estrechos, el muy (######), nos llevó por el camino más largo. Llegó un momento que estábamos acojonados. Al final, en un entramado de callejones por los que apenas cabía una persona, apareció el tipo que nos ofreció un hotel. Yo me temía lo peor, pero no quería dejar ver lo asustado que estaba. 
- ¡¡ Menuda encerrona !! -pensé.
En ese momento frente a nosotros estaba el letrero... Riad Rocco...

   Como podéis imaginar nos pidió dinero por sus servicios. Saqué unas monedas y se las di, creo que había unos 50 dirhams. El chaval las miró y dijo que era poco, que la vuelta había sido muy larga. Su socio, que tenía una cara de mafioso que no os podéis imaginar, me dijo:

- Dale más, larga vuelta.
Yo ya estaba muy mosqueado y le dije:
- ¡¡ Venga, hombre !! Nos ha cobrado 30 dirhams el taxi hasta la medina y tú... ¿Quieres más ?
Entonces, como estaba al lado de la puerta del riad, llamé para que saliese alguien más. Eso les cortó un poco. Entonces entramos a trompicones, mientras el mafioso decía:
- Calle principal aquí -mientras señalaba a su derecha.  


  La calleTala´a Sghira, la que debíamos haber cogido desde arriba y que bajaba derecha hasta el riad, estaba tan solo a cinco metros . . . Nos había llevado dando una vuelta enorme, únicamente para decir que había andado mucho. Sin comentarios...

riad-rocco_1.jpg
La tarjeta del Riad Rocco.

 Después de este pequeño agobio, la entrada al riad nos pareció el paraíso, pero pronto nos dimos cuenta de que no era así. No tenía nada que ver con el alojamiento que teníamos en Marrakech. El hall era grande y espacioso, pero el trato de Mohamed no fue el mismo que el de Ismael...

¡¡ Ni punto de comparación !!
Tras entregarle los pasaportes para el check-in, nos pidió el total del dinero por adelantado sin, tan siquiera, enseñarnos la habitación, ni nada. Le dijimos que le pagábamos al día siguiente y que estábamos cansados y queríamos ir a la habitación. 

  Nos acompañó al primer piso, por unas escaleras estrechas y retorcidas, con unos peldaños de más de medio metro de altura. Entrar en la habitación ya fue el remate final. Muy pequeña, sin armarios, sin una mesa para poner las cosas, un espacio frío y "sin alma"... A Rosa se le calló el alma a los pies. 
- ¿ Pero... Cómo has cogido esto ? -me dijo desilusionada.
- Tiene un 9.4 de valoración en Booking -le dije yo... Si quieres nos vamos ahora mismo y buscamos otra cosa.
- No, es igual...
- Dormimos hoy aquí y mañana, de día, antes de pagar, hablamos con el chaval y nos vamos...

   La habitación, dentro de lo malo, estaba limpia y teníamos baño privado. Nos armamos de paciencia y tras dejar las cosas y lavarnos un poco, salimos a cenar algo.

  La calle principal estaba al lado mismo de la entrada al riad...
¡¡ Malditos bastardos !! la vuelta que nos dieron, el susto que nos llevamos y estábamos allí mismo. Bueno, quedó atrás... Era momento de coger referencias para la vuelta y subir calle arriba para cenar. Fuimos hasta la Bab Boujloud y volvimos a coger la calle Tala´a Kbira. Al bajar habíamos visto un sitio para cenar que tenía buena pinta. Era de noche y todo se distorsiona un poco, pero ya se podía ver que Fes era bastante más sucio y desordenado que Marrakech.
​   Al final, nos sentamos en un puesto que regentaba un chaval que preparaba unos bocatas con pollo y verduras. Nos hizo bien, nos relajamos un poco y después, sobre nuestros pasos, volvimos al riad a descansar. El día había sido pesado y su final... Bastante estresante. 
   Tras una ducha y lavarnos los dientes nos fuimos a descansar, sin muchas ganas de conversación. Era mejor que pasara el día y en la jornada siguiente veríamos las cosas de otra forma...

Uno de los puestos de carne de la calle Tala´a Kbira.
20171130_194052.jpg
2017-12-01.jpg

Fes

  Tras el bajón de la noche anterior había que reconducir la situación y no dejar que el pesimismo nos atrapase en sus redes. La cama era bastante cómoda y descansamos bien. Subimos a desayunar a la terraza del riad a eso de las nueve de la mañana. El día estaba bastante más fresco, se notaba la temperatura más baja que en Marrakech y había que 

ponerse algo de ropa. El desayuno estaba pasable, aunque era algo más pobre que el de Etoile d´Orient, no había fruta, no había bollos y tampoco nos ofrecieron la tortilla... La mañana era preciosa y nos dispusimos a intentar aprovecharla. Al final, decidimos que nos quedaríamos allí, porque iba a ser problemático salir sin pagar las noches ya reservadas y tampoco era cuestión de tirar el dinero. Acabamos el desayuno, nos preparamos y salimos a callejear.

20171201_110920.jpg
La vista desde la terraza, con el Borj Nord en la colina, a la izquierda y las tumbas Meriníes, a la derecha.

  De día, las cosas se veían de otra manera. Esa especie de "rechazo" inicial se había desvanecido y decidimos sacar lo más positivo de nosotros mismos y disfrutar de la estancia. 
   Iratxe, mi compañera de trabajo, conocedora de la ciudad, me había preparado una guía turística casi personalizada y, decidimos seguirla según sus indicaciones. Salimos del riad en dirección noreste, es decir cuesta abajo por Tala´a Sghira, con intención de llegar hasta la Mezquita Qarawiyine, en el mismo corazón de la medina...
   La vieja medina de Fes es un auténtico laberinto de callejuelas, rincones y pasadizos que, para el primer contacto del viajero, se hacen casi imposibles de seguir. El constante devenir de las personas, el alboroto en los puestos y la ausencia de vehículos a motor, me recordaba a las ciudades de la Edad Media. 
   Cuando te vas haciendo con el entorno, empiezas a situarte y a entenderla. Existen una serie de rutas marcadas con colores diferentes que te ayudan bastante dándote pistas y guiándote en el recorrido seleccionado. De todas formas, a la primera de cambio nos despistábamos.

Las callejuelas de la medina son un auténtico laberinto.
DSC_9881.jpg
DSC_9899.jpg
DSC_0103.jpg
DSC_9892.jpg
DSC_9889.jpg
DSC_9894.jpg
Las angostas calles de la medina llenas de productos de todo tipo.
DSC_9914-2.jpg
Las carnicerías daban mucho juego fotográfico.
DSC_9917.jpg

  Nuestra idea era llegar hasta Attarine, ver la Mezquita y la Madrasa Qarawiyine, quizás pasar por los curtidores y dando una vuelta circular subir por Bab Rcif hasta completar el círculo en la zona sur. Pero... andando y andando, acabamos volviendo cuesta arriba hasta la zona sur, saliendo por la Bab Boujloud, después de haber comprado unos bocatas de pollo y unas patatas fritas en un puesto callejero. 

DSC_9909.jpg
DSC_9887.jpg
DSC_0078.jpg
DSC_0100.jpg
DSC_9882.jpg
DSC_9926-2.jpg
DSC_9929.jpg
La Bab Boujloud, uno de los símbolos de Fes.

  Salimos por la "Blue Gate" o Bab Boujloud en dirección este, sin rumbo establecido y algo perdidos en la medina. Volvimos a entrar por la Bab Ziat, intentando llegar a la Bab Rcif, pero nos volvimos a despistar por los complicados laberintos. 

DSC_9931.jpg
DSC_9938.jpg
Los niñ@s, con su inocencia y su sonrisa, no tenían ningún reparo en posar para mi cámara.

  No sabíamos por donde andábamos pero era hermoso. Doblabas cualquier esquina y encontrabas un micro-mundo dentro de aquel ordenado caos o caótico orden, no sabría como definirlo... Pequeñas maravillas que, a primera vista, pasan desapercibidas pero que en su conjunto forman una verdadera poesía visual...

   De repente, tras dejar atrás una curva cerrada entre dos callejones, aparecieron ante nuestros ojos unos carteles en la fachada de un edificio. Nos acercamos y nos detuvimos a leer. El Glaouin Palace...

  Un niño, sentado en la entrada, nos invitaba a pasar. Pensábamos que era otra encerrona para cobrar algo por nada pero, en ese momento salió de su interior, acompañando a una pareja de extranjeros, un tipo de lo más curioso. Vestía una túnica de color blanco roto y un turbante hecho con un pañuelo palestino, como si de un auténtico bereber se tratara. Sus babuchas amarillas le daban un toque muy singular. Nos invitó a entrar diciendo que era gratis, que se pedía la voluntad para la conservación del edificio, pero no se cobraba entrada. El hombre transmitía cierta confianza y junto a nosotros entró otra pareja de alemanes.

DSC_9968.jpg
DSC_9965.jpg
DSC_9941.jpg
DSC_9954.jpg
DSC_9947.jpg

  Tras cruzar el umbral de aquella joya perdida en pleno corazón de Fes, nos encontramos en un mundo de otra época, como trasladados al cuento de "Las mil y una noches". Resultó ser uno de los edificios más emblemáticos de esta ciudad, sito en la Rue Hamia Douh. Fue, en su momento, la residencia del famoso Pasha Glaoui. Es una construcción con varios siglos de historia y bastante deteriorada. La visita, guiada por aquel personaje, de nombre Abdelkhalek Boukhars, te permite comprobar como era un palacio árabe tradicional, con un patio central y su indispensable fuente, (que en la actualidad está seca), más una serie de arcos a su alrededor que daban acceso a las diversas estancias. Abdelkhalek nos fue enseñando todo. Hablaba, además del árabe, francés, algo de inglés y algo de español, así que nos fuimos entendiendo sin problemas.

DSC_9953.jpg
DSC_9966.jpg
DSC_9960.jpg
DSC_9963.jpg
dsc-6245_1.jpg
DSC_9950.jpg
DSC_9949.jpg
Las zonas bien conservadas rezumaban una impresionante belleza.

  Es posible ver maravillosos mosaicos en las diferentes estancias del palacio, así como elementos arquitectónicos decorativos en todas ellas y algunos objetos originales. En la actualidad este palacio también es el estudio de Abdelkhalek Boukhars, donde muestra algunas de sus pinturas y es, por tanto, otro de los alicientes a tener en cuenta. Además vende sus obras de arte.

pinturas-de-abdou_1.jpg

  Lo cierto es que la visita resultó bastante interesante y amena. El conjunto en general, con sus estancias organizadas por áreas temáticas, nos fue desvelando como vivía, en épocas de un esplendor ya pasado, la gente pudiente de la ciudad.
  Elegantes portones, exquisitas molduras, techumbres de madera y mosaicos interminables. A pesar de las condiciones de abandono en las cuales se encuentra, vale la pena visitarlo, ya que, te traslada automáticamente siglos atrás. Nos despedimos de Abdou y le dimos 100 dirhams por la visita. El hombre en ningún momento nos pidió cantidad alguna, simplemente pedía la voluntad.

DSC_9967.jpg
El anfitrión, Abdelkhlek Boukhars ( Abdou ), tocando unas castañuelas  y a la izquierda algunas de sus pinturas.
dsc-6248_1.jpg
DSC_9977.jpg
DSC_9979.jpg
DSC_9983.jpg
DSC_9980.jpg

  Salimos del palacio y giramos a la izquierda con intención de llegar a Bab Rcif. Volvíamos a saber que estábamos perdidos por el laberinto de la medina y, guiándonos únicamente por la intuición y el sentido de la orientación, fuimos caminando en dirección noroeste. Al principio las calles eran anchas y abiertas al cielo pero, según íbamos bajando, nos adentrábamos en preciosos y claustrofóbicos callejones estrechos. Esos callejones, vacíos, angostos y fríos, podían ser una trampa perfecta para los rateros de la medina. Menos mal que apenas nos cruzamos con dos o tres personas. Rosa, sin decirlo abiertamente, estaba pasando algo de miedo tras la experiencia del primer día.

  De pronto salimos a un espacio ancho y abierto. Sin saberlo, habíamos bajado hasta una plaza junto a Bab Rcif. Pero, cansados de patear, decidimos sentarnos a la sombra de un frondoso árbol a comernos el bocadillo de pollo y las patatas fritas que traíamos guardadas.

  Relajadamente, viendo el ir y venir de los hombres a la mezquita adyacente, los niños jugando a fútbol y las mujeres acarreando pesadas bolsas, nos sorprendió el mediodía. 

DSC_9984.jpg
DSC_9985.jpg
La parte este de la medina la ocupa el barrio Bab Rcif.
dsc-6258_1.jpg
dsc-6269_1.jpg
dsc-6256_1.jpg
dsc-6279_1.jpg
​Algunas de las fotografías que hice apostado en la terraza del Café Rsif.
Una lástima la tozudez de los musulmanes con la fotografía, los modelos eran impresionantes.
dsc-6271_1.jpg

  Estábamos sentados en una plaza frente al Café Rsif, así que, tras dar cuenta del sabroso bocadillo, nos dirigimos allí para beber algo y tomarnos un café. El local era enorme, con dos grandes plantas cuadradas. En la planta baja, a mano derecha, un largo mostrador dejaba ver una colección de bollería y pastelería que me pusieron "los dientes largos". Nos sentamos en la terraza a pie de calle y pedimos una botella de agua y dos cortados. Mientras venía el camarero, me levanté y pedí unos pasteles parecidos a unos "macarons", dos de almendra y dos de chocolate. Luego, me senté mirando a la calle y monté el teleobjetivo en la cámara... 

  Con el 80-400 calzado, me "aposté" cómodamente en mi sitio y empecé a seleccionar mis "piezas"... Insisto en que es una pena tener que andar con el teleobjetivo, perdiendo así la posibilidad de acercarte a la gente y poder hacer retratos de primer plano, a unos rostros con muchas cosas que contar en sus arrugas, en sus ojos de mirada profunda, a veces triste, a veces dolorosa, a veces alegre y vivaracha...

   Tras el café decidimos coger un petit-taxi y subir al Borj Nord a ver la puesta del sol. El taxista, al vernos con las cámaras al cuello, nos dijo que si queríamos hacer fotos era mejor subir hasta otro lugar y al recibir la respuesta afirmativa nos dijo que nos llevaba a las Tumbas Meriníes porque, desde allí, la vista era mejor. Yo ya había visto la ubicación de ese lugar sobre el plano turístico y por eso accedí sin reparos.  Por supuesto el lugareño tenía toda la razón...

DSC_9989.jpg
Parte de la gran medina de Fes. A la izquierda, tras el olivo, los restos de las tumbas y a la derecha el conjunto de la Madrasa y la Mezquita Qarawiyine.

  La tarde avanzaba a pasos de gigante. Tras contemplar aquella impresionante vista y hacer algunas fotos, decidimos bajar dando un paseo. En realidad no sabíamos que estábamos tan cerca de la Kasbah Nouar y la Bab Segma, una de las entradas por el lado oeste a la gran medina, junto al cementerio musulmán.
   Una kasbah, en realidad, es un espacio fortificado de origen bereber. Al amparo de sus altos muros, la kasbah, era el lugar donde las personas se protegían contra los ataques de intrusos, pero también donde podían protegerse de las tormentas de arena. Estas construcciones forman parte de la arquitectura tradicional marroquí. Al ser generalmente de planta cuadrada, se sitúan en las esquinas de la zona amurallada. Están hechas de ladrillos de adobe, es decir, arcilla, estiércol o barro y paja, piezas que después de secadas al sol, puede durar siglos.

dsc-6282_1.jpg
En primer plano, con los tejados verdes, el conjunto de la Madrasa y la Mezquita Qarawiyine.
dsc-6315_1.jpg
Niños pastoreando en la colina del Borj Nord.
dsc-6316_1.jpg
Un puesto de "txutxes" camino de la medina.
DSC_9877.jpg
dsc-6227_1.jpg
Las callejuelas de la medina se llenan de olores y colores.

  En un abrir y cerrar de ojos estábamos de nuevo en la medina. El bullicio de sus callejuelas, las especias, los gatos, los puestos de carne, frutas y verduras...


  La noche caía sobre la ciudad y, cansados de andar todo el día, decidimos ir poco a poco para el riad. Volvimos a pasar por Bab Boujloud y entramos al zoco para comprar un poco de fruta para cenar en la habitación.

dsc-6236_1.jpg
DSC_0106.jpg
DSC_0111.jpg

  Era viernes y la gente había tenido día festivo, pero ahora ya se empezaba a notar que la jornada estaba acabando. Las callejuelas de la medina, poco a poco, se iban quedando vacías. El sol se había escondido por occidente y el bullicio dejaba paso a la calma de la noche. 

  Un joven trabajaba en el tallado de un encargo para una lápida. Paciencia y precisión en cada golpe de martillo y cincel, para configurar una pequeña obra de arte.

  Tras dar una vuelta viendo unos puestos de calzado llegamos al riad. Descargar las fotos, conectar el wifi para ver los mensajes de la familia, una ducha, comer lago y...

A descansar.

Por la Bab Boujloud entraban y salían los últimos transeúntes.

Fes

  Nos despertamos sin prisas, era tarde para lo que estamos acostumbrados, porque perezosos, nos levantamos a las nueve de la mañana. Subimos media hora más tarde a desayunar. La mañana estaba algo más fresca que la víspera, aunque se veía que vendría un día sano, seco y soleado.

  Mohamed, nos puso un desayuno idéntico al de la víspera, pero esta vez nos preguntó si queríamos una tortilla. Ante la negativa, apareció con las típicas tortitas y una jarra de zumo de naranja industrial. Cargamos las pilas mientras comprobábamos los mensajes del teléfono. Luego, con ritmo caribeño, bajamos a la habitación para lavarnos los dientes y coger las cosas. El plan era dar una vuelta por la medina y después ir al barrio judío, a la Mellah, entre la medina y la zona nueva.

2017-12-02.jpg
DSC_0080.jpg
DSC_0088.jpg
DSC_0087.jpg
La madrassa y la mezquita de Qarawiyine.

  Mohamed, nos puso un desayuno idéntico al de la víspera, pero esta vez nos preguntó si queríamos una tortilla. Ante la negativa, apareció con las típicas tortitas y una jarra de zumo de naranja industrial. Cargamos las pilas mientras comprobábamos los mensajes del teléfono. Luego, con ritmo caribeño, bajamos a la habitación para lavarnos los dientes y coger las cosas. El plan era dar una vuelta por la medina y después ir al barrio judío, a la Mellah, entre la medina y la zona nueva.

  Ya en la calle, optamos por bajar por nuevamente por Tala´a Sghira, en dirección a Attarine. Pasamos por la Mezquita Cherratine, pero claro, no nos dejaron pasar. A mí me dijeron que podía entrar al patio central, pero que mi compañera no podía pasar. Ella me animó a entrar, pero no quise. No me apetecía entrar sin ella. No hay religión, ni ley, que me obligue a hacer sentir de menos a cualquier persona y menos a mi compañera.

  Continuamos callejeando pero, esta vez sí, dimos con las señales de la ruta roja. Seguimos sus indicaciones para llegar hasta la Bab Rcif. Nos dimos cuenta en qué punto nos habíamos despistado o confundido el día anterior y seguimos calle abajo, dirección norte. 

DSC_0135.jpg
DSC_0139.jpg
DSC_0122.jpg
La mezquita Cherratine.
DSC_0126.jpg
DSC_0129.jpg
DSC_0133.jpg
DSC_0131.jpg
DSC_0155.jpg
DSC_0140.jpg
Bajando por Tala´a Shgira encontramos bellas estampas que, a escondidas, pude fotografiar.

  Llegamos hasta Sahat Yaddouna, un pequeño ensanche o plaza por donde cruzamos el río. Rosa, encontró en un puesto junto al puente, el fular de color salmón que andaba buscando, de buena calidad y a un precio muy bueno. 

 

  Salimos a la Plaza Rcif, por la puerta Bab Sid L´aouad y desde allí pudimos ver de cerca la majestuosidad de la torre de la Mezquita Qarawiyine. Habíamos disfrutado de un bonito paseo, metidos de lleno en el corazón de la medina. Ahora, en la plaza, cogeríamos un petit-taxi para ir a visitar la Mellah, el barrio judío de Fes. 

DSC_0170.jpg
DSC_0171.jpg
DSC_0174.jpg
La entrada al barrio judío por la Bab Semmarine y la avenida Moulay Semmarine.

  La Mellah es el barrio judío, una especie de distrito de esta comunidad, situado en Fes Yedid, también llamada Fes la nueva, fundada en el s. XIII por los benimerines.
   El término mellah, hace referencia al barrio donde residían los habitantes judíos, separados de los demás habitantes musulmanes dentro de este ghetto rodeado por altos muros. Muchas ciudades marroquíes tienen o han tenido históricamente su propio barrio judío, si bien la ”mellah” de Fes, creada en 1438, es considerada el barrio judío más antiguo del país. La palabra melh significa -sal- en árabe y mellah significa -el lugar donde se conservan los productos con sal-. Se cree que se les asignó ese terreno, porque allí no crecería nada de lo que se plantase, al estar la tierra quemada por la sal.
   El significado derivó hasta ser sinónimo de -barrio judío- dado que el primero construido, la Mellah de Fes, ocupaba una zona reservada al comercio de la sal. En el pasado este barrio reunía toda la población judía de la ciudad, que con el paso del tiempo ha ido abandonando el lugar y se encuentra mucho más repartida por la toda la urbe. Hoy en día la comunidad que allí habita es prácticamente musulmana. 
La belleza de sus viviendas con sus paredes blancas y balcones exteriores con enrejados de hierro forjado, no tiene nada que ver con el estilo típicamente musulmán, de fachadas lisas y sin balconadas.

DSC_0183.jpg

  Atravesamos la calle principal, viendo los puestos de caftanes, especias, zapatos, bolsos, verduras... Rosa se compró unos zuecos blancos que son una maravilla de suaves y cómodos. Tras atravesar la calle de lado a lado, fuimos a parar a una plaza en la parte trasera del Palacio Real, lugar de residencia de sultanes construido en el siglo XIV y uno de los más imponentes y antiguos de todo el país. Desde allí accedimos, bajando unas escaleras, a unos preciosos y refrescantes jardines que rodeaban un lago lleno de garzas.

DSC_0184-2.jpg
Los jardines eran como un oasis en el desierto, un auténtico vergel en mitad del barrio judío.
DSC_0181.jpg
DSC_0175.jpg
DSC_0179.jpg
Rosales, estanques, palmeras y garzas...
Paisajes de las mil y una noches ante nosotros. 

  Recorrimos los jardines disfrutando de la frescura del entorno y fuimos a parar al lago. Allí, nos sentamos un rato al sol. Se estaba de maravilla, se agradecían las caricias del astro rey en la cara, porque calentaba pero no picaba dada la altura del año en la que estábamos. Vimos a los niños jugar, a las parejas agarrarse de la mano (eso de besarse en público no está bien visto )... Turistas haciéndose fotos, etc. 

dsc-6351_1.jpg
dsc-6338_1.jpg
dsc-6343_1.jpg
Los niños, son niños en todas partes y ninguno puede resistirse a tirar piedras al estanque... ¿Verdad?

  Charlamos un buen rato y decidimos ir a comer al restaurante La Noria, otra sugerencia de mi compañera Iratxe, que nos había puesto sobre la pista. Allí, comimos una pastela, unas brochetas de cordero con cus-cus, un postre de naranja con canela y un café.

DSC_0200.jpg
pastela_1.jpg
pinchitos-morunos_1.jpg
El patio del restaurante, la noria que da nombre al lugar y los platos que degustamos.
DSC_0203.jpg

  En las proximidades del barrio se pueden contemplar algunas sinagogas tradicionales, como la sinagoga Habanim, cerca del cementerio judío, que dan muestra del pasado del barrio.

DSC_0205.jpg
Una familia cogiendo agua de un pozo en el barrio judío.
DSC_0206.jpg
Bab Riafa, puerta de acceso a la mellah.

  Después de desesperarnos intentando dar con la sinagoga y desistir finalmente, en plena hora dorada decidimos bajar andando hasta el riad. No había pérdida, bajábamos por Batha, dejando atrás la Bab Riafa y accediendo a la medina por su parte sureste.

   Tras la caminata nos dirigimos derechos al riad. Al día siguiente debíamos volver a Marrakech y había que recoger todo. Además, el día había sido largo, lo habíamos exprimido bastante y el cansancio se notaba. Rosa se quedó en el riad y yo bajé a hacer un par de recados.... Comprar comida para picar algo y recoger unos zuecos que teníamos encargados en una tienda junto a nuestro alojamiento. A mi regreso, cenamos y dejamos todo preparado.

 

  Era hora de descansar, a la mañana siguiente debíamos andar espabilados.

Fes - Marrakech

Volábamos a las 12:25  con Air Arabia, pero teníamos que hacer el check-in, porque no nos había dado opción de hacerlo online. Habíamos calculado que estando hora y media antes en el aeropuerto nos daba tiempo para arreglar el embarque y, como íbamos sin facturar, todo sería más rápido.

  El aeropuerto de Fes se encuentra situado a 17 kms al sur de la medina, una media hora en coche. Había que coger un taxi y calcular el margen para no llegar tarde... Así qué, decidimos salir del riad a las 09:30 horas como muy tarde. 

A las 08:30 subimos a desayunar a la terraza. Como todas las mañanas anteriores, no había fruta, pero yo había guardado un par de yogures, un kiwi y un plátano para cada uno. Luego unas tostadas con mantequilla y un café, nos dieron la energía para arrancar.

2017-12-03.jpg
20171203_125441.jpg
El Airbus 320 de Air Arabia que nos llevó de vuelta a Marrakech.

  El Riad Rocco está situado en pleno corazón de la medina pero, yo desde luego, no lo recomendaría a no ser que lo que busques sea un entorno un poco "hippie" o algo así. Para nosotros, el precio de la estancia allí no se correspondía para nada con la calidad del servicio y las condiciones del establecimiento, pero bueno, eso va en cuestión de gustos. Las valoraciones que encontré en Booking no se correspondían con lo que nosotros vimos... Lo dicho: NO LO RECOMIENDO.

   Tras despedirnos de Mohamed, salimos a la hora prevista y nos dirigimos a la Bab Boujloud para coger un petit-taxi. Resulta que para los trayectos de largo recorrido, es decir, fuera del casco urbano, no se pueden utilizar los taxis pequeños, pero al decir que queríamos ir al aeropuerto, uno de los taxistas nos ofreció su coche y nos dijo que por 120 dirhams nos llevaba. Montamos y salió por Bartha, dirección sureste. Llamó por teléfono y quedó con otro taxista en un punto. Al llegar, cambiamos de taxi a uno de los grandes y nos llevó hasta el aeropuerto.
¡¡ Menudo show con tal de no perder el viaje !!

   Bueno, todo en orden. A las 10:20 de la mañana estábamos en el aeropuerto de nombre Fes-Saïss. Andábamos muy bien de tiempo ¡¡ Perfecto !! Pasamos los controles, nos dirigimos al mostrador de Air Arabia, nos dieron las tarjetas y pasamos a la zona de embarque sin ningún contratiempo. Ya solo era cuestión de esperar...

20171203-195526_1.jpg
La cordillera del Atlas desde el avión.

 El vuelo salió puntual y sin ninguna incidencia. Fue un viaje relajado, de esos que nos gustan hacer a todos nosotros, sin turbulencias ni nada de eso.

  A las 13:30 horas, llegamos a Marrakech. Esta vez, la salida del aeropuerto de Ménara fue algo más rápida. Al salir, un taxista nos pidió 250 dirhams ( casi 25 € ), por llevarnos hasta el Hotel Racine, en la parte nueva de la ciudad, a apenas 6 kms de distancia. Este se pensó que llegábamos de nuevas al país y nos la quería clavar...

  Al final, tras negociar con otro taxista, quedamos en que nos llevaba por 100 dirhams y a eso de las 14:30 estábamos en el hotel. El Racine, según Booking, es un tres estrellas, pero tenía servicios de uno de cuatro.
- Aire acondicionado
- Caja fuerte
- Plancha

   Para ser un hotel "de paso" no estaba nada mal... Nos registramos, subimos a dejar las cosas y salimos a disfrutar de un último escarceo por la medina de Marrakech. 

DSC_0210.jpg
DSC_0236.jpg
DSC_0259.jpg

 La tarde era maravillosa. De nuevo sol y una temperatura excelente para disfrutar de la última jornada.
   Por la Avenida Ave Med V, las calesas y los tuc-tucs, conviven con los coches, autobuses, carros y bicicletas... En poco más de quince minutos andando estábamos en la plaza Jemaa al-Fna.

 

  Nos adentramos en el zoco buscando, de nuevo, el puesto del "pescadito frito" con la intención de comer allí. De paso, algunas compras finales para gastar los últimos dirhams. 

La Mezquita de la Koutoubia desde la Avda. Ave Med V.
DSC_0219.jpg
DSC_0225.jpg
La hora del descanso...  La de la izquierda, una de las fotografías que más me gusta de este viaje.

  Era medio día y la gente aprovechaba para hacer un pequeño alto en la jornada. Cualquier sitio es bueno para descansar, como lo acredita la foto de arriba...

DSC_0229.jpg
20171203_171153.jpg
El puesto de pescado donde paramos el último día. Nos sentamos en el local y comimos de maravilla.
DSC_0218.jpg
DSC_0228.jpg

  Anduvimos por el zoco disfrutando del último paseo. Encontramos la esquina donde el judío nos deleitó con el pescadito, pero en esta ocasión no estaba. Seguimos caminando calle abajo hasta que, al salir a la parte abierta del zoco, nos encontramos con un puesto de pescado, en una de las calles principales que cruzaba de este a oeste. Era bastante tarde como para comer, pero el hombre nos atendió gustosamente.
   Por sólo 5 € (precio para los dos), comimos:
- dos fuentes con pescados variados y salsa de tomate con un punto de picante
- dos platos con ensalada
- dos platillos con aceitunas y unas guindillas
- agua y pan

Los últimos paseos por Marrakech.

  De camino nos encontramos con un simpático personaje. Un gatito que nos hizo parar porque, desde el asiento de una motocicleta, nos llamó la atención con sus maullidos sacándonos una inevitable sonrisa. No pude por más que hacerle algunas fotos y ello provocó una de las últimas anécdotas del viaje. Nada más terminar las fotos, se me acercó por detrás un tipo voceando... 
- ¡¡ Sir, amigo..., 10 dirhams cada foto !!
- ¡¡ Vamos, no me jodas !! -me salió desde lo más interno de mi ser...
- 10 dirhams por foto -volvió a decirme.
- Vale que pidáis por posar vosotros, pero que me quieras cobrar por fotografiar al gato... ¡¡ Venga, hombre !!
- No dar dinero, traer mala suerte -me dijo cabreado.
- Vale, vale . . . Pero tú te quedas sin dinero...
            ... y seguimos caminando calle arriba mientras él juraba y maldecía...

DSC_0234.jpg
DSC_0231.jpg

  Tras esta anécdota sin importancia, pero ejemplo de la realidad, volvimos a entrar al zoco mientras el crepúsculo nos envolvía en su diaria ceremonia. El cielo comenzó a arder y el fuego teñía de colores ocres la tarde-noche en la medina. La mezquita de la Koutubia se alzaba altiva en un precioso contra-luz mientras, en la plaza Jemaa el-Fna, los olores de los guisos que preparaban en los puestos ambulantes, mezclados con el olor de las especias y los ungüentos, creaba un ambiente mágico. 
   Música de todo tipo, bailes y cuentos de la gente del desierto, pócimas milagrosas, arte en cualquier soporte, cacharros, jabones, especias, frutas, dulces, ropa..., Rostros maduros y jóvenes, burkas y sugerentes peinados, mil y una historias en las mil y una noches de Marrakech...

  Así, poseídos por el embrujo de ese inagotable ritual, fuimos dejando atrás la medina. Nos dirigimos a la avenida principal y giramos a la derecha camino del hotel.
   El folklore, el bullicio de la gente y el olor a los guisos, dio paso al sonido de las bocinas, el ruido de los motores y el olor a gasolina. En apenas doscientos metros dos mundos completamente distintos...

Este es el minino . . . ¡¡ Que se luzca en la red !!
DSC_0250.jpg
DSC_0258.jpg
La plaza Jemaa el-Fna transitada por cientos de personas. Era la última mirada antes de abandonar el mágico mundo de la medina.

  Tras un relajado paseo hasta el Hotel Racine, sólo quedaba recoger todo y descansar. Hicimos las maletas antes de darnos una confortable ducha.

  Cominos algo de fruta que habíamos comprado y nos relajamos viendo un programa en la TV, sobre el lago Uru Uru, en el altiplano de Bolivia. El cansancio fue llamando al sueño y nos abandonamos a los caprichos de la mente, dejando vía libre a las aventuras neuronales que, cada noche recorren nuestro cerebro, trasladándonos al mundo de los sueños.

Marrakech - Santander - Astigarraga

  El viaje llegaba a su final. El vuelo de regreso salía a las 14:00 hora local. Nos quedaban unas horas para desayunar, revisar todo y partir hacia el aeropuerto. Ryanair nos había avisado de algunos problemas y demoras en la facturación de los vuelos de salida del país. Teníamos la carta de embarque impresa y no íbamos a facturar pero, por si acaso,

decidimos andar con margen. La víspera comentamos que igual nos daba tiempo de hacer una última incursión por la medina y el zoco pero, entre la pereza al levantarnos, un tranquilo y relajado desayuno y lo innecesario de andar agobiados, nos tomamos la mañana con calma y partimos dando un paseo hasta la plaza Jemaa el-Fna. Allí cogimos un taxi hasta el aeropuerto...

2017-12-04.jpg
El coqueto aeropuerto de Marrakech (Ménara).
20171204_121213.jpg
20171204_140913.jpg
El Boing-737 que nos trajo de vuelta.

Y... ¡¡ Menos mal !!

  Al llegar, rellenamos la hoja de salida (que pesados) y nos dirigimos al control para entrar en la zona de embarque. La policía nos dirigió a la ventanilla de Ryanair para que sellásemos la hoja impresa, cosa que no habíamos visto nunca.

 

  Ahora entendíamos el porqué de esos problemas, ya que, sin necesidad de facturar, te obligaban a guardar cola en el mostrador de la compañía, para sellar la tarjeta de embarque. Por fin pasamos los controles de equipaje y pasaportes y ya en zona internacional, nos tomamos un café y compramos alguna cosilla en el dutty free.  A las 13:25 se abrió el embarque por la puerta B8 y puntualmente despegamos rumbo Santander. Con las montañas nevadas del Atlas en el horizonte y la árida planicie a nuestros pies, el vuelo, amenizado por dos o tres niños pequeños que lloraron durante todo el trayecto, incluso, en ocasiones a coro, se hizo de lo más "ameno" y en un abrir y cerrar de ojos, tras ver el estrecho de Gibraltar desde el aire, estábamos en Cantabria.

20171204_155302.jpg
El estrecho de Gibraltar desde el avión de Ryanair.
20171204_171136.jpg

  Vine algo decepcionado por la escasa "cosecha fotográfica" pero contento de haber pisado otro país y otro continente. El mundo es de todos y para todos y en la diversidad está su hermosura. Viajar es enriquecedor y conocer otras culturas hace que podamos valorar lo que somos y lo que queremos ser. Invertir el dinero en viajes es enriquecedor tanto cultural como personalmente. Ahora a preparar la próxima aventura, quien sabe, tal vez Tailandia, Irán, Bolivia, Senegal...

                                                                      ¡¡ Viajar !! ... Esa terrible adicción.

Una preciosa luz de atardecer nos recibió en Santander.
As-salam aleikom !!
luna_1.png

© F. J. Preciado  2017